Recomendaciones de tu oncóloga

QUIMIOTERAPIA. LAS 4 COSAS QUE DEBES SABER

QUIMIOTERAPIA, ¿QUÉ ES? 

La Real Academia de la Lengua define el término quimioterapia como el “tratamiento de las enfermedades por medio de productos químicos”. Sin embargo, es un término que empleamos normalmente para referirnos a los fármacos empleados para tratar el cáncer. 

Son tratamientos muy antiguos, ya que las primeras quimioterapias datan de los años 60. Las quimioterapias más conocidas desde siempre tiene una gran limitación, y es que no son nada específicas. El mecanismo de acción consiste en provocar una alteración en el material genético celular o en su maquinaria reproductiva, pero también afecta a otras células y tejidos normales del organismo, sobre todo aquellos de rápida división (piel, mucosas, células de la sangre…). En definitiva, que genera muchos efectos secundarios por este motivo. 

A partir de la década de los 90, el desarrollo de los fármacos diseñados contra dianas moleculares específicas (targeted therapy) que dispone cada tipo de tumor. Son anticuerpos moleculares específicos y pequeñas moléculas con acción intracelular, y esto modificó el concepto de tratamiento del cáncer a lo que es ahora mismo: un tratamiento más personalizado. Los efectos secundarios tienen un perfil menos agresivo, y la eficacia es mayor al ir dirigidos a un objetivo concreto. 

Pero actualmente el desarrollo farmacológico antitumoral va muchos más allá, y disponemos de tratamientos como la inmunoterapia cuyo perfil de acción es bien distinto, porque su mecanismo de acción se dirige hacia potenciar el sistema inmune contra el tumor, y no «matar» células.

Además, los diferentes tratamientos se pueden dar solos o combinados entre sí, y con otros fármacos. Y las vías de administración pueden ser orales o intravenosas

Son terapias complejas y difíciles de entender, por lo que es recomendable a pacientes y familiares siempre entregarles una pequeña guía.

El objetivo del tratamiento oncológicos siempre es el mismo: destruir la célula tumoral. Ya sea porque evitamos su crecimiento y/o provocamos su muerte (que es lo que hace la quimioterapia), o porque estimulamos al sistema inmune para reconocer esas células y eliminarlas (que es la labor de la inmunoterapia)

 

La elección del tratamiento depende del tipo de tumor, de su localización, del estadio tumoral, del estado general de paciente, de su perfil de efectos secundarios, etc. No siempre se puede dar el mismo tratamiento al mismo tipo de cáncer. Y si es verdad que disponemos de protocolos para poder establecer guías de buena práctica clínica, es necesario añadir el sentido común, las necesidades del paciente y la propia experiencia del profesional para perfilar cada terapia. 

 

MECANISMOS DE ACCIÓN DE LA QUIMIOTERAPIA

*Según cómo se provoca el daño celular:

-Fármacos citotóxicos: producen un daño directo celular que favorece la muerte de dicha célula 

-Fármacos citostáticos: producen cambios en la maquinaria de división de la célula o en su medio ambiente que impide su multiplicación (y por tanto su crecimiento y desarrollo) 

*Según la familia de fármacos a la que pertenecen:

-Agentes alquilantes: actúan directamente provocando una alteración funcional sobre el ADN de la célula tumoral al incorporar grupos alquilo. En última instancia lleva a la muerte celular. 

A este tipo pertenecen fármacos como la ciclofosfosfamida, ifosfamida, mitomicina C, nitrosureas (carmustina, lomustina, fotemustina, etc), derivados de tiazinas (dacarbazina, procarbazina, temozolamida). 

Se emplean sobre todo en el cáncer de pulmón y cáncer de ovario (además de otros fármacos empleados en hematología). La temozolamida es el tratamiento más conocido para tumores cerebrales. 

-Derivados del platino: forman enlaces covalentes con la guanina y adenina del ADN. 

Los fármacos más importantes son: cisplatino, carboplatino y oxaliplatino.

Se utilizan para el tratamiento del cáncer de pulmón, vejiga, tumores germinales, ovario, cabeza y cuello, tumores digestivos…

Oxaliplatino es un análogo de tercera generación del cisplatino. Su mecanismo de acción es similar al de éste, pero además se une a proteínas nucleares y citoplasmáticas. Su principal indicación es el tratamiento del cáncer colorrectal.

-Antimetabolitos: inhiben la acción de las enzimas relacionadas con la síntesis de purinas y pirimidinas que son esenciales en la formación de ADN, lo que resulta en una la alteración de su síntesis. 

Entre estos se encuentran: antifolatos (metotrexate, raltitrexed, pemetrexed), análogos de pirimidinas (5-fluorouracilo, capecitabina, gemcitabina),

Se utilizan para el tratamiento del cáncer de mama, cabeza y cuello, osteosarcoma, colorrectal, enfermedad trofoblástica gestacional, cáncer de pulmón no microcítico, mesotelioma, páncreas, vejiga, ovario, y otros 

Capecitabina es la versión oral del 5-fluorouracilo (5-FU), que de hecho se transforma en este tras ser metabolizado en el orgaismo. Se utiliza principalmente para el tratamiento del cáncer colorrectal y del cáncer de mama,  pero tiene actividad también en cáncer gástrico y en otros tumores

-Anti-Topoisomerasa: Las topoisomerasas son enzimas que desempeñan un papel fundamental en los procesos de desarrollo y reparación del ADN. Esto fármacos al bloquearlas, permiten que se produzcan alteraciones en el material genético de la célula. 

Se incluyen: antraciclinas (adriamicina, daunorrubicina, epirrubicina, doxorubicina), etopósido, irinotecan, topotecan

Las antraciclinas son fármacos provocan además intercalación entre las bases del ADN, generación de radicales libres y alteración de las membranas celulares. Se utilizan principalmente en el tratamiento de cáncer de mama, sarcomas, ovario, endometrio, microcítico de pulmón, tiroides, gástrico, etc.

Las doxorrubicinas liposomales se diseñaron con la finalidad de disminuir la toxicidad cardíaca de la adriamicina. En la actualidad disponemos de tres formulaciones: liposomas convencionales (Myocet), liposomas circulantes de vida media larga (Daunosome), liposomas pegilados (Caelyx). Estos compuestos son además de menos cardiotóxicos que las antraciclinas, menos vesicantes y provocan menos alopecia. Por el contrario, pueden producir más mucositis y afectación cutánea en palmas y plantas. 

El etopósido se utiliza mucho para el tratamiento del cáncer de pulmón microcítico y no microcítico, tumores neuroendocrinos y sarcomas pediátricos. Se puede administrar por vía intravenosa y oral (en cuyo caso se debe doblar dosis).

Irinotecan se emplea principalmente para el tratamiento del cáncer colorrectal metastásico; aunque también ha demostrado utilidad en el cáncer gástrico y de pulmón, así como en tumores cerebrales

Topotecan se utiliza principalmente para el tratamiento del cáncer de ovario, de cérvix y microcítico de pulmón.

-Interacciones con microtúbulos: los microtúbulos son, como su nombre indica, “túmulos” proteicos necesarios para mantener la viabilidad celular, muy implicados en los procesos de división, transporte, secreción, movimiento, adhesión, forma, etc.

Los agentes de este grupo son: alcaloides de la vinca (vincristina, vinblastina), taxanos (paclitaxel, docetaxel) y los nuevos taxanos), análogos de las epotilonas.

Los alcaloides de la vinca son compuestos naturales derivados de un arbusto llamado Vinca rosácea. Se utilizan para el tratamiento de linfomas y mieloma múltiple, pero también para sarcomas, neuroblastoma, carcinoma microcítico de pulmón, cáncer de vejiga, de testículo y sarcoma de Kaposi. 

La vinorelbina se usa también para el tratamiento del cáncer de mama y de cáncer de pulmón no microcítico.

Los taxanos derivan de la corteza del tejo. Paclitaxel tiene una actividad elevada en el cáncer de mama, ovario y pulmón; además ha demostrado actividad en cáncer de endometrio, cérvix, testículo y cabeza y cuello. 

Docetaxel se utiliza para el tratamiento del cáncer de mama, pulmón, próstata, estómago, cabeza y cuello y ovario.

Más tarde se desarrolló el nab-paclitaxel, que consiste en paclitaxel ligado a albúmina por medio de una nueva nanotecnología. La albúmina favorece el transporte del fármaco al interior de los tejidos. Se emplea sobre todo en cáncer de páncreas y mama.

 

Bolsa de quimioterapia clásica

MODO DE EMPLEO 

La vía de administración de la quimioterapia clásica suele ser intravenosa. Normalmente a través de una vía periférica, salvo que los pacientes tengan malos accesos venosos, en cuyo caso se suele solicitar la colocación de un port-a-cath. Es un dispositivo que se compone de un reservorio o portal de titanio conectado a un catéter que se introduce en el torrente venoso normalmente las venas yugular, subclavia o cefálica. El reservorio o portal queda apoyado en la parrilla costal y se observa como un pequeño bulto debajo de la piel. A través de la membrana del repertorio, a la que se accede pinchando la piel, se puede administrar medicación intravenosa y sacar analíticas con facilidad. 

Otro caso en el que se necesita port-a-cath aunque los accesos venosos sean buenos es cuando se va a administrar 5-Fu en forma de infusión continua , porque las dosis que se necesitan en estos casos provocan una agresión a las venas my fuerte. Este formato es muy empleado en el tratamiento de tumores digestivos. 

OBJETIVOS TERAPÉUTICOS 

Según el objetivo del tratamiento, la quimioterapia se administra en un momento u otro: 

-Neoadyuvancia. «Antes de la cirugía». El objetivo es reducir el tamaño tumoral a la vez que se controla desde el principio la posibilidad de avance y crecimiento del tumor, para poder plantear después el abordaje quirúrgico del mismo. Además, nos permite hacernos una idea de la quimiosensibilidad del tumor, para establecer un pronóstico y riesgo de recaída posterior según los resultados.

-Adyuvancia. «Después de la cirugía». Se utiliza después de una cirugía en la que la pieza que se ha extirpado con el tumor, se ha analizado al microscopio y el patólogo determina que se trata de un tumor de alto riesgo de progresión. De esta manera se elimina cualquier célula tumoral que haya podido querer escapar del órgano donde se ha originado. 

Estos dos abordajes entran dentro de lo que consideramos tratamientos radicales, que tienen una finalidad curativa (hacer desaparecer del todo la enfermedad)

-Quimioterapia paliativa. No hay opción de cirugía. Se denomina “paliativa” porque en ningún momento vamos a poder plantear con seguridad que no quede ningún resto de tumor en el organismo. La cirugía de entrada no es posible al haber más de un órgano afectado. Son los casos metastásicos, con células que han viajado del lugar de origen a otra localización. El objetivo es aumentar la supervivencia con calidad de vida. 

No obstante, muchas veces se plantea un tratamiento paliativo de inicio y al conseguirse una muy buena respuesta y desaparición de las metástasis, se cambia el abordaje hacia uno radical con incluso opciones de cirugía. 

Espero que os haya gustado, es un resumen del episodio que grabe para el Podcast. Puedes encontrarme en Más allá de la consulta en Ivoox y Spotify 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *